Un patriota de estos tiemposHernan Rondan Grasso

Un patriota de estos tiempos

Hernan Rondan Grasso

11 septiembre, 2020 1 Por Juan Alberto Lalanne

Desde hace mucho tiempo diversas escuelas rurales de la provincia de Entre Ríos y alguna de Santa Fe, han recibido la visita de este “Entrerriano gaucho” que lleva al galope de su caballo, para que luzca radiante en el mástil, la enseña Patria.

Comenzó como aventura sin pensar que se prolongaría en el tiempo.
Nacido en Maciá, Departamento Tala, en el mes de julio de 1969, año donde el hombre llegó a la luna o, mejor dicho para no irme de la geografía, el año donde se inaugura el magnífico túnel subfluvial Hernandarias, que une la ciudad de Santa Fe con Paraná.
Hernán Rondán Grasso desde niño abordó la música tradicional con su guitarra y el amor por el campo, instalado en Paraná comenzó a cantar y avizorar futuras presentaciones en algunos festivales, ya sean zonales o provinciales. En 1995 de visita y cumpliendo el sueño de cantar en Buenos Aires, entabló amistad con un grupo de tradicionalistas bonaerenses donde le propusieron obsequiarle una determinada cantidad de banderas nacionales para ser distribuidas en las escuelas de provincia.
La cantidad recibida, fue para un sueño corto y a Hernán Rondán Grasso le apasionaba la idea de hacer esa entrega en las escuelitas rurales de a caballo, guitarra a la espalda, para que su llegada tenga además, melodías de chamarritas, de milongas o de chamamé, para contar y cantar su cultura, esa de la tierra de Linares Cardozo, Santos Tala, Adolfo Cosso y Víctor Velázquez entre otros.

Entregadas las banderas iniciales, la travesía comenzó a hacerse conocida por la cobertura que hacían los distintos medios que veían en Hernán, la humilde inquietud de sembrar patria, llegaron las cartas y los llamados, las invitaciones y pedidos, donde muchísimas escuelitas de lugares inhóspitos, llamaban al cantor Hernán Rondán Grasso.
Cuenta:
“Cuando voy llegando a las escuelitas, los alumnos con sus padres y vecinos me esperan, también montados en sus caballos, para recibirme y acompañarme los últimos kilómetros”
La localidad de “Oro Verde” distante a 10 kilómetros de Paraná era el punto de partida durante muchos años. Incluso –recuerda- cuando fue a Concepción del Uruguay, más precisamente a Colonia San Ramón, 290 kilómetros a caballo, la hizo en etapas de 40 kilómetros diarios.
Como es maestro de música en diferentes establecimientos de Paraná, los tiempos le impiden hacer las marchas como la aventura inicial, entonces las últimas entregas, llegó en vehículo. Faltando unos 35/40 kilómetros antes paraba “a ensillar” y llegar tal como era al comienzo, allá por 1995.
En la actualidad y por los hechos públicos, no está realizando entregas de banderas pero tiene ya en su cuaderno de anotaciones, una significativa cifra de establecimientos que quieren recibir la bandera de la amistad, de la cultura y de la tradición simbolizada en el manto patrio.
Su extensa carrera artística posibilita en cada entrega, poder compartir su música, creaciones y vivencias en la rueda que forman “los gurises”, sus padres y las maestras, haciendo de cada entrega un acto cultural.

Historias que se conocen poco como ésta sin dudas que hay muchas.
Es menester hacerlas viajar al corazón de la gente, por los caminos del verbo compartir. Seguramente alguna vez pasó por las rutas entrerrianas y cruzó a este paisano, solo o acompañado por algún amigo, llevando como objeto sagrado, la enseña patria a alguna escuelita olvidada.
Cuatrocientas veinticinco banderas entregadas, a lo largo de veinticinco años de cultura y tradición hablan de sentimiento patriótico y compromiso nacional.